ARTÍCULO "La buena educación... CANINA" PARA EL PROGRAMA DE FIESTAS DEL AYTO. DE MÉRIDA (BADAJOZ)

ARTÍCULO "La buena educación... CANINA" PARA EL PROGRAMA DE FIESTAS DEL AYTO. DE MÉRIDA (BADAJOZ)

A menudo, cuando se escucha hablar de Educación Canina, se nos puede venir a la cabeza la imagen de un perro realizando ejercicios de obediencia, puesto que es normal confundir la educación con el adiestramiento. La Educación Canina pretende generar una buena convivencia entre humanos y perros, basada en el entendimiento mutuo, el respeto, las normas y límites, el saber estar…

Pero es importante tener en cuenta que la educación comienza y termina con la conciencia, la información y la formación. Estos requisitos son imprescindibles para toda aquella persona que tenga un perro o, en su defecto, quiera tenerlo en un futuro. Pero además, la conciencia y la información, también son imprescindibles para aquellas personas a quienes no les gustan los animales, y más concretamente los perros.

¿Por qué decimos esto? Es simple. Decía Bruce Lee que la violencia proviene del miedo a lo desconocido, y es lo que provoca a su vez el rechazo de determinados elementos, personas o animales que nos rodean. La buena educación cívica involucra tanto a personas con perro como a personas sin él, porque la tolerancia en la convivencia debe ser mutua en un entorno civilizado, en una comunidad humana que gusta cada vez más de la compañía de los perros.

Hay quien ve como una falta de educación el que un perro se le acerque oliendo y le toque con el hocico en una mano o en el pantalón. Sin embargo, en su lenguaje, es una forma muy respetuosa de dirigirse a una persona. Existe mucho desconocimiento por parte de la ciudadanía acerca del comportamiento de los perros, y esto da lugar en multitud de ocasiones a malos entendidos entre los convecinos.

Al hablar de Educación Canina, hablamos también de Educación Cívica para la convivencia, ya no sólo entre diferentes especies, como pueden ser la canina y la humana, sino también entre individuos de la misma. Aprender a respetar el espacio de los perros y de sus responsables, aprender a respetar el espacio de quienes no gustan de tener un perro, aprender a dirigirse a otra persona de manera correcta con talante constructivo y sin ánimo de ofensa, aprender a respetar las normas de convivencia básicas que marca el Órgano Municipal, y aprender a entender las consecuencias de nuestras acciones, nos lleva a un cierto equilibrio en la educación ciudadana.

Estamos en una época en la que el bienestar animal prima para todas las personas responsables de perros. Es obvio, ya que hoy en día los consideramos miembros de nuestras familias y queremos lo mejor para ellos. Muchas personas piensan que el bienestar de sus animales sólo consiste en el mejor de los casos, tener al día las vacunas, desparasitaciones y el microchip, dejarle subir al sofá o la cama, surtirlos con decenas de juguetes… pero ¿qué ocurre con el bienestar psicológico? Es imprescindible saber cubrir sus necesidades básicas, saber estimular mentalmente al perro, saber jugar correctamente con él, saber relacionarlo con otros perros, saber interpretar su lenguaje, saber darle una actividad adecuada al tipo de perro que tengamos (no sólo contemplando la raza), saber cómo corregir los comportamientos sin recurrir a métodos que les causen dolor o miedo, y un largo etcétera de requisitos que se deben tener en cuenta para tener un perro en plenas facultades físicas, orgánicas y, sobre todo, psicológicas. Debemos ser conscientes de que tenemos perros de familia, en ningún caso perros de trabajo ni nada por el estilo, y por tanto no debemos buscar tener ‘perros marionetas’ o ‘perros soldados’, sino más bien perros bien educados y socializados.

Las estadísticas muestran que uno de los principales motivos del abandono de perros son los problemas de comportamiento. Como educadores caninos especializados en etología canina avanzada, nos encontramos muchos y muy variados problemas: miedos, reactividad, hiperactividad, destrozos en casa, comportamientos agresivos…. Y sin duda alguna, en un muy alto porcentaje de los casos, los problemas se han desencadenado como consecuencias del desconocimiento humano. Vivimos en una época en la que se le da prioridad a las cosas materiales, pero los animales de compañía no son cosas, sino seres vivos, y la vida debería primar ante todo. Tener un animal en casa es una responsabilidad enorme. Olvidar o evadir esta responsabilidad conlleva tener serios problemas, y por ello es fundamental que exista una formación previa con profesionales del sector. Es curioso, que cuando llegan los problemas, es cuando las personas reaccionan buscando soluciones fáciles y rápidas, como collares de castigo o eléctricos, y tienden a tranquilizar su conciencia queriendo dar a entender que no disponen de tiempo, de dinero ni recursos para poder solucionar esos problemas. Lo más sensato sería ser previsores para no llegar a situaciones indeseadas y complicadas de resolver, o bien recurrir a profesionales bien formados que puedan ayudar en la búsqueda de soluciones, o bien simplemente no tener perro. Necesitamos saber que cualquier herramienta que cause dolor o miedo al animal sólo contribuirá a empeorar su comportamiento. Habrá quien diga que les ha funcionado, pero será por un corto periodo de tiempo, y habrá quien se reafirme en que esas herramientas “educan” por orgullo y miedo al ridículo social, pero, queridos convecinos, no nos equivoquemos, se está cayendo en un maltrato que a simple vista se ha “normalizado”. Esto no es ético, de ningún modo, y ya se está prohibiendo su uso en algunas comunidades de nuestra geografía española.

Tener sentido común y un mínimo de empatía para con ellos nos permitirá hacernos una idea de cómo se sienten en un momento determinado, eso sí, sin llegar a humanizarlos. Los perros tienen que ser perros, y como tal tenemos que aceptarlos y respetarlos.

Hablamos en este artículo de respeto, de empatía y de responsabilidad…

 ¿Cuántos perros van sueltos en su paseo? Pese a que el perro que vaya suelto no tenga ningún problema, no suele contemplarse que alguno de los perros que vayan atados sí los tenga, y al acercarse el uno al otro se dé una situación de riesgo algo embarazosa, incluso para las personas acompañantes.

¿Cuántos perros podemos ver solos y atados en puertas de bares, tiendas, supermercados…? Dejar atado a un perro mientras su persona de referencia desaparece por unos minutos (o incluso horas) puede llevar al perro a una sensación de abandono, de soledad, emocionalmente hablando. Por supuesto, se eleva la ansiedad y el estrés, incluso a niveles que el mismo animal no es capaz de gestionar, entrando en un estado de indefensión, e incluso de letargia. También hay que tener en cuenta que habrá quien pase por esa acera y no le gusten los perros; o que el perro se ponga demasiado simpático y se ponga de pie sobre las personas, o a veces todo lo contrario. Lo más sencillo es dedicar el tiempo necesario al perro, sin prisas, dejando el resto de cosas para después.

¿Cuántas personas tienen a su perro vacunado, chipado, desparasitado y censado? Existen enfermedades infecto-contagiosas que pueden transmitirse de animales a humanos. Es una asignatura que todos los responsables de animales deben aprobar, sin dudarlo. El extravío de un perro, no sólo nos puede causar un mal trago a nosotros, sino que puede causar un accidente de tráfico, un incidente con personas o incluso llevar al animal a la muerte; y es por ello que el microchip y el censo son tan importantes, ya que a través de ellos pueden localizar a sus responsables.

¿Cuántas personas se van sin recoger de la vía pública los excrementos de sus perros? Esto no sólo daña la imagen de quien actúa negligentemente, sino que afecta a la reputación del resto de personas que sí actuamos civilizadamente, y también a la de los perros como miembros de nuestras familias, a quienes se acusa de ser sucios. Y, créannos, no hay peor insulto para un perro en una sociedad donde prima la higiene.

Podríamos recoger mil preguntas y dar mil y una respuestas. Como educadores caninos suelen llegarnos, en ocasiones, quejas de personas a quienes no les gustan los perros y algunas (muy pocas) tienen razón en ciertos matices. Por ello es importante que tengamos todos nuestros sentidos puestos en nuestros perros cuando vamos con ellos por la calle, siendo ejemplo de otros, siendo ejemplo de civismo, siendo ejemplo de educación, aceptando críticas que nos hagan crecer como personas. En el lado contrario, los convecinos que plantean quejas y/o a quienes no les gustan los animales, desde el primer momento deberían mostrarse más  respetuosos, tolerantes y comprensivos con nosotros y con nuestros perros. La educación ante todo.

Buscar la armonía y el equilibrio de la convivencia vecinal sin duda es el punto que todos los emeritenses deseamos.

 

Laly R. Lobo y Andrés Montero.  Escuela Canina ~Can de Luna~

 

Publicación en página 68 de la resvista:  pincha aquí para ver la fuente